Qué es y cómo funciona el sistema de circuito cerrado de televisión (CCTV)

El Circuito Cerrado de Televisión o su acrónimo CCTV, que viene del inglés: Closed Circuit Television, es una tecnología de vídeovigilancia visual diseñada para supervisar una diversidad de ambientes y actividades.

Se le denomina circuito cerrado ya que, al contrario de lo que pasa con la difusión, todos sus componentes están enlazados. Además, a diferencia de la televisión convencional, este es un sistema pensado para un número limitado de espectadores.

Hay muchos sistemas diferentes de cámaras CCTV disponibles, analógicos y digitales, con y sin cable, y sus formas de operar varían. Sin embargo, los componentes básicos son básicamente los mismos: cámaras CCTV, una lente CCTV, un monitor CCTV y (para los sistemas con cableado) los cables que llevan la señal de un sitio a otro.

Las imágenes recibidas son enviadas a un monitor CCTV y grabadas. Dependiendo de la lente, la cámara podrá tener un rango u otro de visión. La cámara coge la señal del área que está siendo monitorizada, y en los sistemas con cable, la cámara CCTV envía la señal a través de un cable coaxial al monitor CCTV. En los sistemas inalámbricos la cámara emite la señal sin necesitar cables. Los monitores pueden ser observados por personal cualificado o no ser supervisados a tiempo real por nadie.

Aplicaciones

  • Cámaras de vigilancia para seguridad de parqueaderos.
  • Cámaras de vigilancia para áreas restringidas.
  • Cámaras de vigilancia para procesos de producción.
  • Cámaras de vigilancia de perímetros para evitar intentos de robos.
  • Cámaras  de vigilancia de niños.
  • Cámaras de vigilancia de atención de clientes en sucursales distanciadas

Un sistema de vigilancia por video brinda aplicaciones en el control eficiente de su hogar, local o empresa. Es una herramienta que genera confianza y seguridad al tener la tranquilidad de poder monitorear las áreas de interés desde cualquier parte del mundo mediante la conectividad por internet.